Aguas turbias garantizan un final trágico

El kirchnerismo busca demonizar al nuevo gobierno y así lograr su pronto regreso. El plan de tirarle un par de cadáveres a Macri.

Pocos días atrás la mayoría de la población optó por un cambio rotundo en la conducción del país y terminó siendo Macri el nuevo presidente. Tal como lo dije en un artículo anterior, Macri no ganó por la convicción de todos quienes lo votaron, ganó gracias a que el pueblo se cansó de la prepotencia, soberbia y mentira.

Pero para la población, que el kirchnerismo haya perdido el poder le va a salir caro. Ya desde antes de la asunción de Macri le echaban la culpa por cosas que no pudo hacer porque ni siquiera era presidente aún. Ahora, con apenas unos días de gobierno, le vuelven a echar la culpa de todo lo que pasa y de todo lo que pasará. Y, como si fuera poco, le dicen “no hablés de los problemas del pasado, ahora que ganaste mirá al futuro”. O sea, el mismo gobierno que vivió quejándose del gobierno menemista (que en su momento apoyó, claro, pero es otra historia) y comparando su gobierno con el de 12 años atrás de De La Rua (siempre quedás como un gigante al lado de un enano), ahora pide que olvidemos todo lo sucedido en su gobierno.

Pero dejemos de lado todos esos temas porque quiero focalizarme en uno puntual.

A Macri lo etiquetaban de neoliberal antes de asumir. Lo cual puede o no ser cierto. Es un tema de conceptos, modelos, si es controlado por corporaciones o no, etc. Pero desde que asumió comenzaron a utilizar –tantos fanáticos y militantes como funcionarios y ex funcionarios- terminología mucho más violenta y que genera terror en países como el nuestro en donde ya hemos vivido esos conceptos.

De la nada surgieron palabras como “dictador”, “dictadura”, “gobierno de facto”, “cerrar el Congreso”, “resistencia”, “tenemos que ganar la plaza”, “somos los soldados de Néstor y Cristina”, “represor”. Toda terminología violenta, peligrosa y retrógrada.

No quiero entrar a detallar puntualmente cada caso porque sería muy extenso (tenemos, por ejemplo, la bestia de canciller venezolana que dijo que Macri soltó dictadores y creó leyes a su favor –toneladas de sic-), pero lo que quiero señalar es esto: hay un claro mensaje (bajada de línea) que circula por las redes sociales, grupos militantes y mensajes de políticos que quieren lograr que quede grabado en la gente que estamos sobreviviendo en una dictadura.

En un principio reflexioné y dije “bueno, así como se acusaba a los medios que mentían y que se decían cosas que no eran antes, también puede pasar ahora”). Pero hay una diferencia sustancial en toda esta historia: lo que se denominaba oposición en tiempos del kirchnerismo no era violento. Incluso hubo manifestaciones como el 8N y la marcha por Nisman en donde miles de personas se presentaron y no hubo disturbios. En cambio ahora lo que se denomina oposición (quien antes era el kirchnerismo) tiene facciones fanáticas. No hablo del militante, político o el que tiene simple afinidad. Me refiero puntualmente a un grupo de personas realmente violentas que, al recibir un mensaje tan violento, puede llegar a estallar. Incluso hay sectores armados.

¿Qué quiero decir con esto? Que si vos le pegás con un palo todos los días a un rottweiler encadenado, el día que lo sueltes te come vivo. Si vos le lavás la cabeza día a día a pequeñas facciones violentas con “te quitaron el 70% del sueldo”, “esto es una dictadura”, “vienen por vos”, “tenemos que resistir en la plaza”, “Macri gobierna eliminando los otros poderes”, etc., van a comenzar a suceder episodios violentos hasta que comiencen a terminar con muertos y el presidente escapando en helicóptero.

Como siempre sucede en la historia, hay un grupo de personas (pocos, pero los más poderosos) que manipulan a otro grupo de personas. Ese grupo de personas inconscientemente termina haciéndole el juego a los poderosos. Y voy a dejar un solo ejemplo a modo de referencia: una empresa llamada Cresta Roja tiene conflictos con los empleados por despidos y suspensiones. Los trabajadores desde hace meses que protestan y siempre lo hicieron en paz. Cuando asumió Macri, el kirchnerismo dijo “ven, ya está empezando a echar gente” (un conflicto que tiene más de un año, en plena era K, de una empresa privada y en la que se está juntando el gobierno con los trabjadores y empresarios para intentar llegar a una solución. Imaginen lo ridículo de la denuncia). De pronto los trabajadores  decidieron cortar el acceso al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, lo que genera mucho conflicto. Con el diálogo, primero liberaron un carril y el otro día habían llegado al arreglo de liberar 2 carriles, siempre en paz. Pero llegó la orden de un juez de liberar todo el camino. El procedimiento se estaba llevando a cabo hasta que un grupo de desconocidos se infiltraron entre los trabajadores y empezaron con cánticos violentos y a tirarle piedras y palazos a los gendarmes. La historia terminó con personas heridas por balas de goma. ¿Quiénes se habían infiltrado? Movimientos de izquierda. El propio delegado de los trabajadores dijo que no sabían quiénes eran. ¿Cuál fue el mensaje que quedó? Que Macri es un represor. Si hasta cantaban “Macri, basura, esto es una dictadura”.

Y así miles de ejemplos. Máximo Kirchner lo tildó de “ceo fascismo”, Sabbatella “es un gobierno de facto” y Hebe de Bonafini “Macri es peor que un dictador”.

La realidad indica otra cosa. Macri fue elegido por el pueblo, tiene más del 67% de imagen positiva, se reunió con todos los opositores (menos la izquierda que se negó), gobernadores y religiones, asumió errores en algunas decisiones y corrigió en base a las sugerencias de los opositores. Podemos estar de acuerdo que  estuvo mal en ciertas medidas y que debemos estar atentos minuto a minuto para ver lo que sucede pero, de ahí a decir que vivimos en la España franquista, es mucho.

Hace unos meses publiqué un artículo en donde hablaba sobre qué pasaría se ganaba Scioli y dejé una hipótesis que decía:

“Conforme a lo visto en años anteriores, es probable que en algún momento Daniel diga “acá el presidente soy yo” y comience a tomar medidas que no vayan a caer bien en El Calafate, por lo que la historia se pondrá bien tensa. No me imagino un presidente aguantando por mucho tiempo los embates del kirchnerismo, por lo que lo llevaría a Scioli a decir “hasta acá llegué, asume Zannini”. Zannini, estaría un tiempo y convocaría a elecciones en donde, finalmente, el kirchnerismo duro volvería a asumir.”

Hoy lo veo y pienso que la situación es similar salvo que cambia el actor (antes lo iban a volver loco a Scioli, ahora a Macri). A Macri lo van a volver loco y será de la forma más violenta: con una mensaje propagandístico claro de que es el demonio (así como los norteamericanos hablaban de los comunistas o los norcoreanos de los norteamericanos), y estos mensajes van a prender la mecha de algunos sectores violentos, lo que llevará a tristes acontecimientos.

Repito: no creo que Macri sea un santo y hay que seguirlo de cerca, pero no tiene sentido pegarse un tiro antes de que comience el partido. Y esa propaganda orientada a manipular la opinión pública es muy peligrosa.

Una respuesta a “Aguas turbias garantizan un final trágico

  1. Comparto totalmente el comentario. Los perversos K tenían preparado dos libretos antes de balotaje, sabiendo que ganara quien ganara, harían más o menos lo mismos. Pero si ganaba Scioli, iban a decir que no había otra cosa para hacer, que la crisis mundial, etc, etc. Si ganaba Macri, ante las mismas políticas iban a decir que volvía el neoliberalismo. Tan hipócritas como autodenominarse “nacionales y populares” y llevar adelante políticas diseñadas por las grandes corporaciones en su propio beneficio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s