Los artistas usados para hacer campaña

Los actores: figuras utilizadas para cambiar la opinión del voto de la gente.

Los políticos con poder hacen de todo, pero mucho más cuando quieren llegar al mismo. Es ahí donde nacen operaciones, promesas y campañas de marketing. Varios asesores millonarios están detrás de cada detalle para que esa bolsa de papas se transforme en el nuevo dios del pueblo.

Y dentro de ese mundo de propaganda, uno de los métodos más efectivos es mostrar al candidato con un personaje al que la gente sienta afecto. Puede ser un deportista, actor, religioso, conductor de tv, filántropo o cualquier otro que tenga imagen positiva sobre la gente. Los políticos intentan canalizar esa energía entre famoso y ciudadano para potenciar su recepción sobre el votante. Los asesores saben bien de la situación y pasan su tiempo organizando eventos en donde se los pueda ver a ambos.

Activistas, políticos, periodistas, actores o simplemente famosos por ser “la mujer de”. Todo vale, incluso mostrarse con la hija.

La gente tiene la extraña capacidad de generar conclusiones irrisorias como “si es millonario no tiene necesidad de robar”, “si es gracioso debe ser un buen tipo”, “si denunció a un funcionario debe ser honesto”, y entre ellas “si tal persona está con él es porque es bueno”.

Ese es un problema de la gente que se deja llevar por apreciaciones erróneas, pero los famosos también tienen su responsabilidad porque cuando están al lado del político en una foto no sólo dice “yo voto a éste”, también dice “votalo vos también”.

Una simple imagen entre ambos implica que el famoso “recomienda” al político, de la misma manera que se utilizan para vender productos en comerciales (Messi recomienda tal prepaga, Palermo recomienda tal bebida, etc.). Por supuesto, en un publicidad hay intereses económicos, mientras que la política supuestamente se basa en ideologías, pero el efecto en el inconsciente popular no cambia.

Muchos políticos directamente ponen de candidatos a famosos, intentando conseguir votos por su imagen.

La pregunta es: ¿qué sucede cuando apoyan una campaña y después ese político fracasa por completo? Recuerdo, por ejemplo, que Gerardo Romano aparecía en una propaganda política de televisión de Carlos Menem cuando era candidato. Hoy Gerardo Romano aparece en campañas con Recalde y se supone que sus pensamientos políticos están muy lejos del neoliberalismo menemista de los 90s.

Es cierto: los famosos también se equivocan, pero la diferencia al error de la gente es que influencian el voto de muchos ciudadanos, por lo que poseen una responsabilidad atada a su imagen.

En el video de campaña de Menem 1989 se pueden ver varios actores que hoy acompañan al kirchnerismo, dos modelos teóricamente “diferentes”.

¿Serán conscientes de este tema? ¿Les importará realmente?

El famoso puede tener sus propios pensamientos políticos, votar a quien quiera e incluso decirlo, pero siempre sabiendo lo que implica.

Por eso, la gente no debe verse influenciada en especial por músicos o actores (quizás sea más fácil por, a modo de ejemplo, un activista político, pero aún así también se equivocan). Y, del lado del famoso, les sugiero que analicen un poco más el tema, porque hacer política con su imagen puede ser peligroso.

Los artistas hasta realizaron un evento en apoyo a Recalde.

¿Qué pasará cuando el político no sea lo que “vendió”? La gente tranquilamente podría decir que van a ir a la puerta de cada famoso a reprochársleo, y tendrían derecho.

Dejaremos para otro momento los famosos “chupamedias” que reciben sus respectivos “privilegios”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s