¿Sirve la alianza con China?

Hace pocos días la presidenta argentina estuvo en China y cerró una serie de negocios que le permitirá desarrollar algunos proyectos pendientes ingresando varios millones de dólares. Qué se da a cambio es la cuestión.

Además del caso Nisman, uno de los debates más importantes en los medios argentinos es sobre los acuerdos realizados con China. La gran pregunta es si le sirve a la Argentina o no.

Sabemos con certeza que China es potencia mundial y, como gigante que devora todo lo que encuentra, puedo ser un socio económico fundamental. Además está alineado con los BRICS, quienes serían mucho más ventajosos como socios para Argentina que Estados Unidos y sus aliados, o al menos sería el “malo por conocer”.

Pero el problema no pasa específicamente por si Argentina debe alinearse de un lado o del otro. El problema principal de Argentina es que en estos casos suele transformarse en un simple medio a ser depredado. ¿Qué quiero decir con esto? En el mundo existen cuatro tipos de países: los que comen, los que son comidos, los que se asocian (usualmente con los que comen -y reciben respeto por ello-) y los que lograron mayor autonomía y se mantienen bastante más al margen de la lucha geopolítica. Algunos ejemplos claros de cada uno son Estados Unidos y Rusia (comen); Chad, Congo o Haití (son comidos); India o Francia (los que se asocian) y Canadá o Finlandia (mayor autonomía).

Argentina ha sabido ser un país con cierta autonomía pero, desde que existe el concepto de “el mundo es un pañuelo”, suele vivir como un país comido. ¿Qué quiere decir esto? Que suele estar bajo el ala de algún país poderoso, recibir órdenes de éste y desarrollar alianzas económicas que acaban por perjudicarla.

Sin irnos tan lejos en la historia, en los 90s el teléfono rojo entre Washington y Menem sonó tanto que terminó por sumergir al país en una profunda crisis, pues aparentemente el regalar las empresas estatales, endeudarse, mantener el 1 a 1 y tantas otras políticas pro occidentales no fueron buenas. No para este hemisferio, claro.

Entonces ahora nos encontramos con China, un gigante que dice “ven a mí hijo mío, que te daré lo que necesitas”. China está dispuesta a invertir millones de dólares en infraestructura, lo cual viene maravilloso para un país necesitado de ellas y de dólares. Pero claro, las dudas no existen en lo que se recibe, sino en cómo se recibe y qué es lo que se da. Por ejemplo, las centrales hidroeléctricas ya pasaron por otras licitaciones, aumentaron sus precios y mantienen dudosas relaciones con empresas cercanas al gobierno. Y ni siquiera hablamos de las dudas que tienen numerosos especialistas sobre el impacto que tendrían en el medio ambiente.

También está la base china en el sur argentino de la que poco se sabe. El gobierno argentino le dio al chino 200 hectáreas en la Patagonia para instalar una base que oficialmente se dice que es para fines astronómico, pero que para los críticos se trataría para fines militares. Argentina le cedió a China 200 hectáreas con 50 años de exención de impuestos, sin posibilidad alguna de monitorear lo que suceda allí y con empleados que se regirán según las leyes chinas. Dicho de manera más fácil: hay un gran territorio dentro de la Patagonia que pertenece por los próximos 50 años a China. Eso sí: los chinos prometieron darle hasta el 10% del uso de la base astronómica a la Argentina.

El temor de toda esta historia es si hay grandes diferencias entre las políticas económicas por las que optó Menem que por las políticas por las que optó CFK. Ya sabemos todo lo que le dio Menem a Washington y sus aliados. Pero, ¿qué le da Cristina a China? Además de la base y otros negocios , piensen en la clave: alimentos y minerales. Desde el principio, la política económica del kirchnerismo pasó por los transgénicos para lograr que casi la totalidad de los campos en toda Argentina pasaran de ser alimentos agrícola-ganaderos sanos a soja de laboratorio. Los chinos compran y necesitan cada vez más de esa clase de productos, puesto que no sólo lo utilizan para comer sino también para alimentar a sus propios cerdos y pollos. Y por otro lado están los minerales, industria que también se vio altamente favorecida por este gobierno y que también es una necesidad china. Recordemos que Argentina posee una de las mayores reservas de “tierras raras” en el mundo, fuente fundamental para China ya que se emplea en la producción de artículos electrónicos.

Así como Argentina y Brasil venden soja, Chile y Perú venden cobre y Venezuela petróleo. Para el año que viene China desplazará a la Unión Europea como principal comprador en Latinoamérica y en pocos años más logrará el primer puesto desplazando a Estados Unidos.

En definitiva, el negocio es China, y la ecuación comienza a cerrar. ¿Era casualidad que desde el primer momento el kirchnerismo adoptara una política económica pro transgénicos y de megaminerías (logrando, por supuesto, destruir todo ecosistema posible y llenar los bolsillos de corporaciones como Monsanto y Barrick Gold)? Y esto nos dispara infinidad de preguntas y muchas de ellas aterradoras. Pensemos por un segundo en este cuadro:

Corporaciones>Presidente>Producción>China

Veámoslo de otra manera: “yo sé que países como China comprarán mi producto, por lo que necesitaré de un país “generoso” para explotar toda la producción posible.”

¿Las corporaciones sabían que el gigante China compraría todo lo que le pusieran a su paso? ¿Es por eso que las políticas agroindustriales son todas a favor de las corporaciones (Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2010-2020, Ley Monsanto)? ¿Es por eso que el gobierno vetó la Ley de Protección de Glaciares (años después se volvió a tratar una nueva ley pero con reformas del oficialismo)?

¿Son todas casualidades? Vaya uno a saber, pero la última pregunta que me permito hacer es, si Menem es a Washington lo que CFK a Pekín y ya sabemos cómo terminó la historia con Menem, ¿cómo terminará la historia con Cristina?

Algún día Argentina deberá dejar de pensar como país comido y comenzar a pensar como país independiente.

2 Respuestas a “¿Sirve la alianza con China?

  1. Muy buen analisis, ahora no somos el patio de los yanquis,..arendamos a los chinos.
    Un pais,como vos decis, que podria ser muy..muy,,muy facilmente autonomo pero no es asi gracias a la corruptela inagotable.

  2. Mierda todo una mierda , si votamos a macri estamos dominados por EEUU y si votamos a Scioli es con CHINA la cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s