Caso Nisman: Sacar la mejor tajada

fiscalnismanMucha información -y desinformación- surge cada hora que pasa y cada hora que nos alejamos de la muerte del fiscal que investigaba la causa AMIA y que iba a denunciar al gobierno por una “transa” con Irán (recordemos que también era acusado por recibir órdenes directas desde la CIA y el Mossad).

En pocas líneas y para no aburrir en la causa policial (que dudo que llegue a algo, tal como suele suceder):

Nos encontramos con Lagomarsino, un muchacho de 35 años que trabajaba de consultor informático para la fiscalía. Hoy se ve imputado en la causa por haberle llevado su arma al fiscal Nisman, que constituye un delito, y porque fue con ella con la que se habría matado. Muchos dicen que es un agente inorgánico de la SIDE y que se trata más de un hacker del servicio secreto que de un simple configurador de cuentas de mail.

Los custodios que se encontraban en la mañana del domingo en el edificio Le Parc dieron testimonio y no se pusieron de acuerdo: uno dijo que la primera llamada al fiscal fue a las 14.30 y el otro a las 17, y uno dijo que esperaron en el patrullero en el estacionamiento del subsuelo y el otro en el estacionamiento de cortesía (el que se encuentra a la entrada del edificio).

Damian Patcher.

El periodista Damian Pachter se fue del país denunciando amenazas. El periodista escribe para el Buenos Aires Herald (periódico en inglés dependiente de Ámbito Financiero y de tintes oficialistas), como freelance para AP y en un diario israelí (Haaretz). En su momento me llamó la atención que el primero que diera la noticia de la muerte de Nisman fuera un periodista israelí (con sus correspondientes 3 años de entrenamiento en el ejército). ¿Cómo lo supo antes que nadie un periodista de muy bajo perfil antes que las grandes cadenas de noticias? Nunca lo sabremos. Puede ser un simple gran periodista y punto.  Eso sí: el gobierno cometió el error de publicar en su cuenta oficial de Twitter los vuelos que tenía comprados Damian, lo que viola todo tipo de privacidad y da cuentas del abuso de poder.

Dra. Arroyo Salgado.

La ex esposa de Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, es de hacer pocas declaraciones, pero manifestó sus dudas sobre la investigación. La doctora no cree en la hipótesis del suicidio.

Siguen las dudas sobre qué hacía el Secretario de Seguridad, Sergio Berni, en la escena.

Las ambulancias tampoco se ponen de acuerdo. La primera del SAME llegó al lugar y la seguridad privada del edificio les indicó que nadie había pedido nada y que se vuelvan. Un par de minutos después cae la ambulancia de la prepaga de Nisman y esa doctora es la primera que certifica a ojo su muerte. Posteriormente vuelve a caer otra del SAME y tampoco le dejan subir. Curioso hecho.

De las cámaras de seguridad de Le Parc algunas no funcionan, según contó la fiscal, y existen incongruencias en el registro de accesos.

Ahora dejemos un poco de lado la parte policial de la que, insisto, dudo de que alguna vez podamos saber la verdad tal cual fueron los hechos, y concentrémonos en los beneficios y perjuicios del caso:

Por el lado del gobierno argentino, ayer la presidenta anunció la disolución de la SI (ex SIDE, Servicio de Inteligencia del Estado) y la creación de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia). La vieja e histórica SIDE fue controlada por el oficialismo durante años, pero al haber echado en diciembre a Stiuso (veterano agente quien controló la SIDE durante tantos gobiernos) cambió el panorama y se fragmentó la SI. En consecuencia, hoy tendremos un nuevo servicio de inteligencia en el que todo lleva a suponer que será totalmente controlado por el oficialismo posiblemente insertando gente de La Cámpora (al igual que en el ANSES, Aerolíneas Argentinas, etc.). Habría que preguntarse qué pasará con los miles de agentes y quién los absorberá (¿Seguridad privada? ¿Otros servicios secretos?).

Estados Unidos también quiere su tajada. Ya anunció que planea traer un grupo de legisladores a la Argentina y que evalúan la posibilidad de aplicar sanciones a funcionarios por sus vínculos con grupos terroristas. Es muy curioso como Estados Unidos sigue plantándose como la policía del mundo.

Israel y las entidades israelíes no dejan de criticar al gobierno y a cómo llevaron la causa.

Cabe aclarar lo siguiente: en esta historia no hay santos. Si bien hay ciertos indicios que apuntan a que se trata de un intento por perjudicar al gobierno y de revivir el concepto de “Irán nene malo”, el propio gobierno controló la SIDE durante años, muchas veces incluso utilizándola contra sus opositores, y en las pocas escuchas a las que tuvimos acceso (gracias a algún informante “misterioso” que se las ha pasado a periodistas de Clarín) claramente se define una diplomacia paralela en donde se negociaron asuntos con Irán fuera de los procesos democráticos tradicionales. Estados Unidos e Israel aprovecharán su posición de “víctima” para lanzarse sobre el gobierno, pero también está claro que fueron ellos quienes manipularon durante años la causa mediante sus servicios secretos para inclinarla hacia el lugar que deseaban. ¿Cómo podemos llegar a saber lo que sucedió en la AMIA habiendo tanto manoseo?

Evidentemente la muerte de Nisman le sirvió a más de uno.

NOTAS/REFERENCIAS:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s