Lapidario informe sobre Monsanto en Argentina

La web OverGrowTheSystem realizó un completo informe con material fotográfico que expone el nefasto sistema de semillas transgénicas y agrotóxicos.

Argentina se ha convertido en el tercer productor mundial de soja con biotecnología, pero los productos químicos que impulsan el auge no se limitan a la soja y el algodón y los campos de maíz. Contaminan rutinariamente hogares y aulas y el agua potable. Un coro creciente de médicos y científicos advierte que su uso no controlado podría ser responsable del creciente número de problemas de salud que aparecen en los hospitales de la nación sudamericana. En el corazón del negocio de la soja de Argentina, de casa en casa encuestas de 65.000 personas en las comunidades agrícolas encontraron tasas de cáncer de dos a cuatro veces mayor que el promedio nacional, así como mayores tasas de hipotiroidismo y enfermedades respiratorias crónicas. El fotógrafo de Associated Press Natacha Pisarenko pasó meses documentar el tema en las comunidades campesinas en  Argentina.

La mayoría de las provincias de Argentina prohíben plaguicidas de pulverización y otros agroquímicos próximos a los hogares y las escuelas, con las prohibiciones que van en distancia desde 50 metros a varios kilómetros de las zonas pobladas. The Associated Press encontró muchos casos de soja plantada tan sólo a unos metros de las casas y las escuelas, y de productos químicos mezclados y cargados en tractores dentro de barrios residenciales. En los últimos 20 años, la pulverización de agroquímicos se ha multiplicado por ocho en Argentina- de 9 millones de galones en 1990 hasta 84 millones de galones de hoy. El glifosato, el ingrediente clave en los productos de Round Up de Monsanto, se utiliza más o menos ocho a diez veces más por hectárea que en los Estados Unidos. Sin embargo, Argentina no aplica las normas nacionales para los productos químicos agrícolas, dejando a la elaboración de normas a las provincias y la aplicación a los municipios. El resultado es una mezcolanza de regulaciones ampliamente ignoradas que dejan a la gente peligrosamente expuesta.

7 Respuestas a “Lapidario informe sobre Monsanto en Argentina

  1. Demasiados conejillos de Indias humanos que ya debieron ser sacrificados en el laboratorio de la Humanidad para darse cuenta de los efectos de una tecnologîa con fallas. El prof Eguiazu en su Câtedra de Tecnogenia Ambiental nos enseñaba que la funciôn de la ciencia es la profilaxis de los riesgos para el ser humano no la simple investigacion de tecnologîas eficientes y rentables. Lamentablemente se prioriza esto ûltimo y si aparece tardiamente que la tecnologîa “eficiente y rentable” trae efectos colaterales nocivos al ser humano se activa todo un mecanismo de negaciôn primero y de disimulo de causas luego. Todo e sto hace que su quite del mercado se haga tan tarde que los Conejillos de Indias humanos quedan en tendal. Cuando se formarân cientîficos en technopathogenology?

  2. De nada Lucas…

  3. Acá en Entre Ríos – Argentina los productores agrícolas hacen lo que quieren. Casi todas las escuelas rurales son fumigadas hasta en plena hora de clases. HAcen las denuncias pero no pasa nada, ya que los políticos deben recibir coimas para que no salgan leyes más estrictas. Fumigan y no respetan las distancias mínimas, la dirección del viento ni avisan con anticipación como debe ser. Soja = veneno . Para el ser humano y el medio ambiente!!

  4. Estimado Mark , el prof Eguiazu que fue nuestro profesor de tecnogenia ambiental, era investigador del CONICET en Argentina( es el denominado Consejo nacional de Investigaciones) similar al CSIC de España. El profesor siempre solicito que sus investigaciones fueran evaluados por tecnopatogenologos ya que sostuvo siempre que una investigacion puntual dirigida a efectos tardios de procesos tecnologicos tenidos por seguros que luego de uso masivo manifiestan daños a la salud de los humanos expuestos es un objeto de estudio en si mismo.
    El notaba que los evaluadores( los que tenian buena fe) no entendian nada d eloq ue el investigaba y aun asi lo evaluaban sin saber de que se trataba. Los de mala fe tenian simplemente orden de evaluarlo siempre negativamente y a esos no los considero nunca dignos. pero en el orden del conocimiento y las ideas que es lo que le importa a aun investigador simplemente no habia evaluadores en technopathogenology.
    El siempre brego para que el CONICET formara evaluadores cientificos en technopathogenology. Asi estos problemas tan burdos se puyeden preveer cuando todavia estan en sus inicios y si existen expertos pueden detectarlos precozmente y revertirlos. Eguiazu fue un visionario adelantado a su epoca y por eso fue eliminado.
    Y a Cheto Concheto le digo tienes razon pero ese problema tan burdo que tu mencionas es precisamente consecuencia de la ausencia de evaluadores cientificos en technopathogenology

  5. se podrá conseguir una buena traducción en español del articulo?

  6. Alguien tiene el email o direccion postal del prof Dr Eguiazu o bien alguna publicaciuon?
    Gracias

  7. Me interesaria sobre todo algun trabajo donde se describa la technopathogenology

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s