Análisis de Dallas Buyers Club

Dallas Buyers Club es una reciente película que cuenta la vida de Ron Woodroof (interpretado por Matthew McConaughey), un homofóbico texano fanático de las fiestas con abundantes drogas y sexo.

La historia comienza cuando Ron es diagnosticado de SIDA en los 80s, algo a lo que inicialmente se niega debido a que por aquel entonces sólo los homosexuales tenían la enfermedad, pero que posteriormente acepta (sabiendo que físicamente estaba moribundo) y que exige que lo traten.

La película cuenta que por aquel entonces se presenta el AZT, la única droga autorizada para tratar la enfermedad.

Ron intentó que lo trataran con esa costosísima droga, pero no se lo autorizaron (hacían una especie de “sorteo” entre pacientes, a los que a la mitad le daban la AZT real y a la otra mitad placebos), por lo que logró conseguirla ilegalmente desde el hospital durante un tiempo.

Sabiendo que los médicos le habían dado pocos días más de vida y que el AZT parecía no hacer mucho y encima ya no lo podía conseguir, optó por hacerle caso a una sugerencia y viajar a México para ver a un médico que sí trataba pacientes enfermos.

En México se encuentra con una clínica muy precario y con un doctor con licencia suspendida, pero que parece aclararle el verdadero motivo de su enfermedad, a lo que le obliga a dejar las drogas y a tomar una serie de medicamentos -que incluían vitaminas- para fortalecer nuevamente su sistema inmunológico.

Comenzó a mejorar de tal manera que se le ocurrió hacer negocio trasladando esas drogas hacia Estados Unidos para quienes no podían usar AZT y terminó formando una especie de club en donde los enfermos se anotaban y él les enviaba los paquetes de drogas.

Finalmente Ron vivió varios años (murió en 1992), aún cuando los médicos le habían dado 30 días en el 85.

La historia sigue pero creo que los puntos más interesantes ya los mencioné y acá viene un análisis posiblemente aún más interesante.

No sé si recordarán que vimos hace un tiempo una documental que intentaba mostrar la visión de los llamados “negacionistas” del HIV/SIDA. Lo que me llamó la atención es que esta película tiene varios puntos en común con lo relatado por los profesionales de la salud que exigen que se vuelva a investigar todo lo relacionado con la enfermedad.

El verdadero Ron

Vayamos por partes:

En la película se muestra a Ron, un verdadero promiscuo adicto a toda clases de drogas y de muy mala vida. Los “negacionistas” hablan del SIDA en realidad como un grupo de enfermedades que suelen explotar cuando el sistema inmunológico se ve totalmente debilitado. Esto se inició con la liberación de los homosexuales en San Francisco a fines de los 70s y principios de los 80s, pero no se guardaba relación por el tipo de relación sexual, sino por la promiscuidad y el exceso de drogas (incluyendo los clásicos “poppers”). Se puede decir que en este punto hay mucha relación.

Otro tema fue el AZT. En la película se muestra como una posible solución, pero totalmente mal administrada (al menos por aquel entonces), experimental y que se notaba claramente la intencionalidad de comercialización más allá de la salud de los pacientes. Además, el médico en México le dice que el AZT es tóxico, que debe dejar de tomarlo inmediatamente y que su problema está en el sistema inmunológico, que debía revitalizarlo con un complejo de drogas, mejorar su nutrición y que debía dejar las drogas “de entretenimiento” que consumía. Para finalizar le indica que tiene enfermedades crónicas, pero que puede mejorar y vivir más si hacía lo que le había dicho.

Ron no sólo mejoró (pasó de vivir 30 días a 7 años), sino que ayudó a cientos de personas a mejorar. Este punto también coincide con los “negacionistas”, que hablan pestes del AZT (dan a entender que “mataba más de lo que curaba”) y que todo se debe al sistema inmunológico debilitado, entre otras cosas, por drogas, mala alimentación, promiscuidad, etc.

En la película también se cuenta con el crónico boicoteo por parte de la FDA, dejando como único medio posible de curación al uso del AZT.

En conclusión, para ser una película hollywoodense, cuenta una historia bastante interesante y es muy crítica a la medicina ortodoxa, a la FDA y al uso del AZT. Levantó mucha polvareda, y no es poca cosa.

FICHA:

  • Dirección:
    Jean-Marc Vallée
  •  Producción:
    Robbie Brenner
    Nathan Ross
    Rachel Rothman
  •  Guion:
    Craig Borten
    Melisa Wallack
  •  Fotografía:
    Yves Bélanger
  • Protagonistas:
    Matthew McConaughey
    Jared Leto
    Jennifer Garner
  •  2013 – Estados Unidos

2 Respuestas a “Análisis de Dallas Buyers Club

  1. La vi la semana pasada,me pareció muy buena y la envié a varios que no creen cómo funciona el “asunto” del SIDA.Lo que no sabía es que a hasta los japoneses se los coimea en el tema medicamentos por parte de los grandes laboratorios. Por otro lado,la actuación de McConaughey,a mi parecer de simple espectador,es extraordinaria. Así como la de Jared Leto.(no lo había reconocido)´.Tuvieron que adelgazar muchísimos kilos para parecer realmente enfermos de SIDA. Altamente recomendable,es na de las cinco postuladas al Oscar para mejor película..

  2. sociata latinoamericano

    El “mass media” hollywoodense soslaya lo relacionado con el sector negacionista y su rechazo al AZT y le dan excesiva relevancia al “vínculo humano” entre los dos personajes principales de la película. A mi juicio, el escritor y el director del filme nos cuelan el mensaje importante a través del filtro del sistema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s