El poder chino

Compra de territorios en todo el mundo, poder sobre el dinero norteamericano y el control total de la producción tecnológica pueden hacer de China el nuevo imperio.

El dinero se ha transformado desde la caída del muro en el verdadero imperio y quienes lo controlan en los auténticos emperadores. Atrás quedaron las luchas por territorios y conflictos diplomáticos, pues, ¿para qué perder tanto tiempo en eso si se puede manejar el mundo desde una computadora? Parece ser que la elite mundial lo ha comprendido y por tal motivo resulta extraño que hablemos de imperios físicos, pero siempre alguien tiene que estar en la mirada de todos, mientras la corporatocracia es la verdadera dueña del mundo. Sabemos que el verdadero dominio pasa por el control absoluto de la alimentación, recursos y energía global y que son muy pocas las corporaciones que poseen ese poder. Monsanto, Chevron y Barrick Gold son algunos de los ejemplos que están a la vista.

Pero nunca viene mal un ente que posea bandera y colores, ya que será la cara visible ante cualquier conflicto. China es el clásico país que tiene toda la apariencia para serlo, y el funcionamiento para enriquecerse es muy simple: le compran de a millones y ellos compran de todo. Por ejemplo, Estados Unidos es uno de los grandes compradores, enviando millones y millones de dólares por cada parpadeo y China, con tantos verdes, compran empresas, tierras, acciones de bancos y demás. Otro claro ejemplo sucedió en Argentina, en donde compraron 320.000 hectáreas en el sur bajo el nombre de una empresa (no entra en conflicto con la Ley de Tierras porque la compra la realizó una empresa china cuyos dueños son chinos pero con domicilio en Argentina). La misma práctica puede verse en África en abundancia.

En definitiva, China tiene y compra, y lo hace a la vista de todos. Y convengamos que para los gobiernos es mucho más fácil manejarse en el mundo del corto plazo y no de proyectos a largo plazo. Un ejemplo claro es la producción de tecnología. Argentina tiene una de las reservas de “tierras raras” más grande del mundo y, sin embargo, no sólo no la explota (hay algunas empresas canadienses y australianas realizando perforaciones), sino que tampoco fabrica. La explotación de tierras raras abriría todo un nuevo abanico de posibilidades, incluyendo la fabricación auténtica de productos electrónicos (no el ensamblaje) e incluso la venta a países que hoy le ruegan a China que le venda porque maneja el 95% de la producción mundial de tierras raras.

Ante la caída del imperio norteamericano y del soviético, ¿será China el nuevo imperio? Por el momento, hasta Evo Morales profetizó que Estados Unidos terminaría como colonia china.

NOTAS/RECERENCIAS:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s