¿Es posible bloquear la conciencia?

puntomedioAclaración previa: Espero que no se tomen estas palabras como únicas verdades, ya que estoy tanto en etapa de aprendizaje como cualquier otra persona. Apelo más al análisis en forma grupal del tema y no al establecimiento del texto como tal y único. El que quiera aportar, puede hacerlo comentando el artículo.

La conciencia es ese nexo maravilloso que tenemos con nuestro “ser espiritual” y que está conectado con el universo. La conciencia “reconoce” la existencia humana. Le dice al espíritu “acá está, éste soy yo en esta experiencia humana y, además, funciona como un sistema de conducta, pues nos impulsa a hacer lo que creemos correcto y nos enciende una luz de alerta ante algo que no le agrada.

Incluso puede o no coincidir con ciertos patrones de conducta impuestos mecánicamente (escuela, religión, padres, etc.) pero por pura casualidad: el “bueno” o “malo” de la conciencia tiene que ver con el aprendizaje evolutivo tras el paso de las vidas y no con las doctrinas aprendidas en la vida actual. La conciencia funciona independientemente de la ética, moral, ideales y convicciones.

“La conciencia es el mejor libro moral que tenemos”, decía el científico francés Blaise Pascal. “La conciencia es la presencia de Dios en el hombre.”, decía Victor Hugo, a lo que quizás se asemeje un poco más a lo que decimos.

¿Cuándo sabemos que es la conciencia la que habla y no la moral? Cuando una se asemeja más a una sensación o sentimiento que sale de lo más interno del ser, mientras que la otra apela al análisis del mismo y hasta recurre a la memoria.

Tomemos un ejemplo: vemos a alguien robando. La moral nos va a recordar que está mal porque es un delito y porque nuestros padres nos dijeron que está mal, mientras que la conciencia apela al generar una especie de sentimiento de angustia (el famoso “punto negro” en la cabeza, como algunos dicen sentir) pensando en el mal que se le genera a la víctima, e incluso al ladrón, que podría terminar preso y dejar a sus hijos sin su padre. “La buena conciencia sirve de almohada”, decía John Ray.

Mientras la carne humana nace y muere, la conciencia registra las “lecciones” de vidas anteriores y las aplica en su nueva experiencia. Algunos hablan de “tercer ojo”, otros que forma parte de las chakras y los religiosos dicen que es una “chispa” de Dios en el ser humano. Algunos dicen que es lo mismo espíritu, alma y conciencia, mientras que otros los separan.

“Si existe algún conflicto entre el mundo natural y el moral, entre la realidad y la conciencia, la conciencia es la que debe llevar la razón..” decía el escritor suizo Henry F. Amiel.

Lo cierto es que la conciencia va más allá del físico y mente analítica, e indudablemente nos “conecta” con algo que está más allá de lo que pueda registrar un microscopio o una sonda de la NASA.

Nuestra conciencia.

Pero la pregunta que da origen al debate viene a que, sabiendo que no forma parte de lo físico, ¿es posible bloquear la conciencia?

Supongamos que en una noche de pura parranda tomamos alcohol de más. Lo primero que olvidamos son esos patrones de conducta clásicos tales como ser respetuosos con las damas. Pues, habiendo perdido las inhibiciones, a veces se nos escapan algún que otro piropo “violento”. Saltamos en el medio de la pista hasta que viene un hombre de seguridad y le respondemos con cierta irrespetuosidad (quizás lo suficiente como para que nos eche del lugar). Dejamos de lado los reglamentos de buena conducta y el respeto a la autoridad.

Existe la posibilidad de que nos hayamos transformado en monstruos aunque, atención con esto, sabemos que hay gente que por más desinhibida que esté, no hace macanas. No podemos comparar dos casos iguales porque no los hay, pues cada persona es un universo aparte (distintos pesos, problemas, cansancios, alegrías, etc.), pero está claro que no todos actúan de la misma manera.

Ahora el alcohol, siendo algo físico que metemos en nuestro físico y que genera una repercusión física en nuestro organismo, afecta nuestra conciencia.

La televisión, tras varias horas de estar enfrente a la caja boba, adormece a la conciencia casi al punto de bloquearla, al igual que tantas otras cosas de la vida cotidiana (video juegos, medios de comunicación, etc.).

La meditación.

Dicen que los niños nacen con su conciencia dormida, y va despertando con el tiempo (en cada caso es distinto) a excepción de los niños índigo, que ya nacen con su conciencia despierta.

Se hacemos ejercicios de meditación nos conocemos más internamente, y elevamos nuestra conciencia.

Un chico que nace en un ambiente de escasas posibilidades, en un ambiente extremadamente hostil, desnutrido y drogado, probablemente le cueste despertar a su conciencia.

En definitiva, efectos físicos (cambios de respiración, ingesta de tóxicos, embobar al cerebro, etc.) generan alteraciones biológicas y éstas, de una u otra manera, afectan a la conciencia.

Un cuerpo sano, en cuanto a alimentación y ejercicio, está más activo con su conciencia.

Ahora, ¿cómo puede algo físico alterar algo tan difícil de definir como la conciencia?

Evidentemente, a pesar de que siempre está, la conciencia es más frágil de lo que parece y es el gran desafío manifiesto en todos los seres humanos: demostrar qué tan cerca o lejos nos vamos a manejar conectados con la conciencia que poseemos, sin importar su estado evolutivo.

¿Podemos bloquear la conciencia? Borrarla no lo creo, pero atontarla seguramente que sí, pues existe un mundo entero dispuesto a hacerlo, y forma parte del juego evitarlo.

3 Respuestas a “¿Es posible bloquear la conciencia?

  1. Al igual que tú, siguiendo mi propio crecimiento, creo que la consciencia no la podemos bloquear, va ligada intrinsicamente a ti en tu evolución o “despertar” aunque físicamente el cuerpo esté maltratado por enfermedad, drogas, etc.tu consciencia sigue su aprendizaje.sin importarle su “estado físico”
    Otra cosa es estar “consciente” ó “alerta” de cada acto o pensamiento en tu vida que te permita valorar bajo tu propio discernimiento de lo que es mejor para tí o tus semejantes sin opinión o juicios o doctrinas.
    esta es mi humilde opinión.
    Atte.
    Rumy

  2. Pingback: Sueño ambicioso o Sueño auténtico | Lucas Raffa | Blog

  3. Me parecen unas reflexiones muy correctas, yo pienso que la sociedad se encarga de dormir nuestra conciencia individual, a través de la educación que nos obligan a recibir desde niños, por lo tanto adoptamos una postura artificial, no la natural de nuestro ser. Así vamos después por la vida, con una coraza impresionante que nos impide entrar en contacto con lo más profundo de nosotros mismos, separados de nuestra propia esencia y de nuestra propia consciencia, hasta que algún día despertamos, algunos, o no nos despertamos y seguimos viviendo en la falsedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s