El lobby pro-israelí en las páginas de los diarios argentinos

Resulta asombroso observar cómo funciona esta estructura automática ante cualquier tipo de palabra crítica contra el gobierno de Israel. Hace unos días el poeta y periodista Esteban Peicovich publicó una editorial en el diario Perfil. Cito algunas frases interesantes (abajo está el enlace a la editorial completa):

¿Puede un país mantener prisionero a otro país?¿No es Netanyahu el mayor antisemita en ejercicio? ¿Ser pro semita es hoy sinónimo de anti semita? ¿El gobierno israelí tiene nazis infiltrados? ¿Cómo analizaría Freud a esta magna víctima colectiva de 1945 de verla convertida hoy en victimaria de otra minoría?

Netanyahu y su banda urden, aplican nuevos torniquetes a la sofocada Palestina. Y ésta seguirá respondiendo con artesanía bélica que no arrasa pero tampoco deja dormir. Se reabre así una nueva temporada de infierno que sufren cien veces más los palestinos que los israelíes. Tal como Obama a la hora de sus donuts matinales activa “drones” sin piloto para pulverizar talibanes, Herr Netanyahu envía los suyos a borrar palestinos del mapa.

Israel atómico y ahijado de Estados Unidos versus enclave palestino en prisión geográfica. Cañón contra honda. Así, por décadas. Cada tanto una excusa, el castigo desmedido y ante la indiferencia mundial, drama que vuelve a su… anormalidad. Espanta encono tanto entre parientes (que lo son). La idea de “pueblo elegido” es ofensiva. Es destino compartido, no pueblo elegido.

El plan de un Gran Israel asentado sobre una Palestina vacía de originarios es utopía con santabárbara encendida. Esa geografía fue siempre para dos, no para uno. Llevan 3.000 años litigando lo mismo. Los árabes afirman vivir allí desde antes de Abraham. Los judíos que Yavé les dio esa tierra a ellos. Dejar este entuerto mítico histórico en manos de los tahures de la ONU fue (y es) jugar con trampa grossa.

Aprovechando para darle con palo al diario Perfil (opositor), el diario oficialista Infonews publicó un artículo con testimonios con claro lobby pro-israelí. En el mismo aparecen mensajes como:

“Es una nota lamentable, vergonzosa y canallesca. El artículo no tiene equilibrio, da por ciertas cosas que no son. El perfil de la nota es judeofóbicio.” (profesor Natalio Steiner).

“Esbozó conceptos groseros. Ofende al estado de Israel”. Me despertó aversión la columna. Es inmoral.¿Quién es el nazi, el estado judío que se defiende o los terroristas de Hamas que tiran bombas al voleo?” (Víctor Chama, presidente de la Organización Sionista Argentina).

Para algunos sectores está claro: no se puede criticar al gobierno israelí de ninguna manera o serás tildado de nazi.

La propaganda ha funcionado de tal forma que hoy mucha gente tiene miedo de opinar de una manera opuesta a Israel. Hasta que no comencemos a diferenciar sionismo de judaísmo e Israel y aprendamos más de la situación en vez de limitarnos a los medios principales, las cosas no cambiarán.

 NOTAS/REFERENCIAS:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s