España

Hasta hace unos días estuve pisando por primera vez (y espero que no sea la única) territorio de España. El objetivo del viaje fue netamente turístico pero no quise dejar de observar in situ la realidad de uno de los países que más sufre la crisis europea.

En lo que a turismo respecta, España me dejó una imagen de país increíble y maravilloso. El territorio de Andalucía reserva tanta historia y se puede disfrutar de una manera tan agradable que invita a quedarse. Córdoba, Granada y Sevilla son lugares para visitar, no queda otra. En ellas conviven estructuras romanas, musulmanas y de los reyes católicos. Todo en un mismo lugar, como por ejemplo pasa en la mezquita -ahora Catedral- de Córdoba. La gente totalmente agradable, tranquila y divertida al mismo tiempo, a pesar de encontrarse en crisis.

Y Madrid representa lo que es una capital de primer mundo, conservando el orden, edificios antiguos, zonas modernas y la fija idea de que todo puede convivir armoniosamente: historia, modernidad, orden, habitantes y turistas.

Pero no quiero detenerme en elogios solamente sino que quiero contar algunas historias como para tener referencias de lo que vi y viví en todo el proceso.

Ya viajar fue complejo. En cuestión monetaria, el gobierno argentino me impidió comprar euros (ni uno), por lo que tuve que sobrevivir con lo que sí le dieron al resto de quienes viajaron conmigo. No se puede saber porqué no te dejan, simplemente deciden si te dan o no y en forma totalmente arbitraria (aclaro que soy un tipo que labura y está totalmente en blanco desde toda la vida y no soy un narcotraficante buscado por Interpol, por si las dudas). A ese problemilla hay que agregarle que en España no todos los locales aceptan tarjetas de crédito ya que, según me comentaron varios dueños de comercios, los bancos les roban con las comisiones. En otros casos aceptan tarjeta pero por compras superiores a determinado monto (unos 30 euros mínimos). Si a eso le sumás taxis, monedas para los buses, propinas y demás, viajar con efectivo es necesario. Esto es para que quede bien en claro que cuando dicen desde el gobierno argentino “acá pueden hacer lo que quieran”, no es tan así. Se depende y mucho de la buena voluntad del gobierno para ver si podés viajar o sos un detenido en tu propio país. Es más: si no viajaba con otras personas, literalmente no me quedaba otra que cancelar el viaje (habiendo pagado tickets, hoteles, etc.) o comprar euros en el mercado negro. Para tener en cuenta.

Antes que salga algún ignorante a hablar pavadas voy a aclarar que solamente viajé al exterior tres veces en mi vida: una con el menemismo, otra durante la presidencia de De la Rúa y otra con el kircherismo ahora, y esto es gracias al fruto del trabajo (que por suerte casi nunca faltó). Esto lo digo porque lamentablemente hoy tenés que pedir perdón por ser un trabajador de clase media (concepto que salió desde el oficialismo para demonizar a las protestas).

La primera manifestación que tuve oportunidad de ver fue en Granada, en donde un grupo totalmente pacífico de gente caminó hasta la entrada de un banco (creo que era el Santander) y se expresó. También observé algunos carteles enfrente de La Alhambra. La otra manifestación la viví en Madrid, en este caso con más gente pero repitiendo el esquema de caminar hasta el frente de un banco, en forma pacífica y sin cortar calles ni molestar al resto. Al menos en las manifestaciones que vi en ambas ciudades no observé banderas políticas, grupos extremistas, encapuchados, violencia de cualquier tipo ni destruyeron la entrada de ningún banco (lo que no quiere decir que nunca suceda, sino que no lo vi en estas oportunidades).

En cuanto a gente pidiendo en las calles puedo decir que vi muy poco en las zonas turísticas y algo en Madrid, mayormente gente pidiendo limosna a un costado de la vereda o en alguna peatonal. Salvo las gitanas, que resultan muy molestas, nadie más lo hace. No hay gente que se te tire encima ni genere alguna escena desagradable, como algún limpiavidrios que si no le das una moneda te tira una piedra al auto, por ejemplo.

En Madrid se observa una continua actividad preventiva policial en todas partes (la montada en las plazas, patrulleros a cada minuto en las calles), pero no se respira la inseguridad como la conocemos nosotros. Vos podés estar con tu mapa, bolso, celular y distracciones típicas de turista en plena Plaza del Sol (en donde confluyen varias peatonales que se transforman en ríos de gente) un viernes a las 7 de la tarde con el mar de personas dando vueltas y no pasa nada.

Un cartel de protesta en Granada, España.

¿Está en crisis España? Resulta difícil decirlo habiendo vivido de forma turística. Por lo que preguntaba e indagaba, la situación estaba complicada por el desempleo y las fuertes medidas de ajuste. El mensaje se repite: “salvaron a los bancos pero no a la gente, quien es la que paga”.

No sé si siempre habrá sido así, pero puedo asegurar que el español (al menos de las ciudades que mencioné) es divertido, amistoso, generoso y activo. Los mayores se juntan a la mañana a charlar en los bares comiendo churros y tomando chocolate caliente. Los trabajadores salen a la tarde y van derecho a tomar cerveza con tapas (a lo que nosotros llamamos picadas), siempre de pie o en bancos altos y en lo posible afuera del local (con el clásico barril como mesa). Esto es de Lunes a Domingo y en todas partes. La gente se junta mucho y habla, come, bebe y disfruta. Se queja por lo que sucede, sufre por lo que sucede, pero no lo desalienta ni impide continuar con su vida de la mejor manera posible.

Si tenés el mapa abierto, de seguro alguien se acercará para preguntarte si estás perdido (nos pasó en varias oportunidades). Algunos hechos como para referencia: hablando en el aeropuerto de Barajas sobre cómo llegaríamos a la terminal de trenes Atocha se acercó una mujer a la que nos invitó a tomar el bus que hacía la conexión. De hecho, ella iba para allá y nos guió. Un caso similar surgió en plena Sevilla y de noche, cuando una mujer se nos acercó para decirnos que estábamos perdidos si queríamos ir a la Plaza España, que justo ella iba para allá y también nos guió e indicó el acceso. En el bus, ella nos contaba que le daba vergüenza que paguemos €1,20 por el viaje ya que según ella “el transporte público en Sevilla es una porquería”. Yo miraba asombrado, ya que el bus pasaba cada 5 minutos y a horario, estaba totalmente limpio (era de los dobles en forma de “gusano”), completo, espacioso, tenía aire acondicionado, había displays que indicaban la próxima estación, mapas indicativos, el conductor no era un suicida y hasta el timbre de bajada funcionaba. No entendía por qué sentía vergüenza.

La organización es notable. Podés ir sin tener idea de nada que los aeropuertos y estaciones de trenes están tan sincronizados que es imposible perderse. Todo a horario, seguro, confiable y bien señalizado. También sorprende la limpieza (incluso en Madrid, de la que uno puede esperar más desprolijidad).

Los trenes… Te preguntás cómo puede ser que en Argentina hayamos matado a los trenes. Un transporte tan simple, agradable, calmo. En España cualquier tren, sea el bala Ave o regulares como el MD, son un lujo y dan gusto utilizarlos (ojo, los pasajes no son regalados -30, 40, 50 euros-, pero valen la pena pagarlos).

Otra realidad de Granada, España.

El otro día reflexionando al respecto y respondiendo a la consulta de si en España están mal yo respondí que “hay crisis, pero del primer mundo”. ¿En qué se diferencia con la crisis de países subdesarrollados? En que España no lleva 50 años entre crisis y buenas épocas como para producir las generaciones enteras de pobres marginados. Supongo que tendríamos que ver otros 40 años más de España en crisis como para ver “pirañas” (término para definir a los ladrones que se juntan en grandes grupos hacia su víctima y lo apuñalan para sacarle el celular, billetera o zapatillas), chicos drogándose con paco en las esquinas y bandas que ingresan a las casas de ancianos y los torturan para sacarle un anillo. Creo que esa es la diferencia.

En resumen: España es un hermoso país a pesar de la elite que intenta exprimirlo, y la gente aún cuenta con la fortaleza suficiente como para seguir luchando.

4 Respuestas a “España

  1. Muchas gracias por tu sincera opinion de todo lo que vistes, la lastima por lo que leo es que anduvistes por los tipicos sitios turisticos, si algun dia pudieses volver me ofrezco a servirte de guia y que conozcas la autentica España aparte de ofrecerte mi humilde casa como morada el tiempo que te sea conveniente, tambien te puedo enseñar la otra España esa que no interesa que conozcan los turistas o como algunos denominados por aqui “la España profunda”, y como no a cambiarte la moneda de tu pais en €uros, solo tengo que ir al banco y pedir que me la cambien tras pagar las comisiones oportunas, hace tiempo que no lo hago pues como soy de clase media baja rozando la pobreza lo mas lejos que e ido en mis viajes ha sido a Francia cuando aun usaban los francos franceses y nunca tuve problemas de cambio.

    Gracias por tu sinceridad, aunque te digo que viste lo bonito, que es el sentido de las rutas turisticas, aqui tienes un compañero para lo que gustes.

  2. Jose Manuel Ballarin

    Te envio un link de mi blog con un articulo que tal vez sea de tu interes y puedas publicar, gracias. http://energialibregi.blogspot.com.es/2012/11/transformacion-paso-paso-de-un-motor.html

  3. soy argentino y vivo en españa desde hace 8 años…gracias por tu sincera visión externa de los españoles….
    a mi me han tratado como en casa desde que estoy aqui.
    un saludos a todos de los dos lados del charco

  4. Coincido totalmente con el comentario del turista argentino, yo tuve la suerte de conocer ya hace 5 años toda la zona de Andalucia, ya q tengo familiares alla,y me vine encantada,ya sea x lo atentos que son, desde verte venir a una cuadra y parar el auto para que cruces la acera etc.etc.me encantaria volver pero como estan dada las cosas en mi pais no se cuando podra ser-Gracias a todos los españoles, me senti como en mi casa-Clara I.Muscolino-Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s