Refutando adoradores de la ciencia

Para los que conocen este blog desde hace un tiempo sabrán que no soy de tomar específicamente la información de otro bloguero y responderle, pero ya la palabra “magufo”, un término despectivo utilizado por los grandes escépticos adoradores de la versión oficial y la autoridad de turno para desprestigiar a ufólogos, activistas, investigadores, periodistas y especialistas en medicinas alternativas, me cae mal, y mucho más cuando intentan desacreditar a todos los blogs por igual. Así que me tomaré un tiempo para opinar sobre este artículo publicado en un blog de divulgación científica.

No voy a decir nada sobre su introducción crítica para quienes no desean debatir y están dispuestos a aprender, porque estamos de acuerdo en ese punto. Son los 9 temas que refuta el objeto de debate:

1. Un creacionista afirmó un día “no existen fósiles de transición”, a lo que respondí “Sí que existen, por ejemplo tenemos el Tiktaalik o el Ambulocetus”. La respuesta desequilibrante del creacionista fue: “Ya, pero no son suficientes”.

Hábil respuesta, al incluir el vago “suficiente”, sin especificar el valor del “suficiente”. Más bien deja claro que da igual cuántos se presenten siempre serán insuficientes. De esa forma transforman un “tengo la pruebas que buscas” en un “teoría es incompleta por falta de datos”. Jugada hábil, pero falaz.

No soy ni darwinista ni creacionista, pero lo que puedo asegurar es que en muchos casos la información es tan incompleta o incorrecta de un lado como del otro. Por ejemplo,  ya que menciona el Ambulocetus, se puede leer este artículo al respecto (con todas las referencias científicas que tanto le agradan al autor).  Más allá de la respuesta del “creacionista”, ¿se comprueba algo con esto?

2. Un miembro de ese colectivo llamado anti-vacunas me comentó: “las vacunas son malas, incluso producen autismo”. Le respondo que no sólo no son malas, sino que suponen un pilar de la medicina preventiva, ya que inmunizan contra enfermedades infecciosas. Además la publicación donde se muestra la relación vacuna-autismo ha resultado ser un engaño, los datos estaban amañados. Supongo que al verse atrapado lanzó una respuesta poco común: “las enfermedades no tienen nada que ver con los microbios, están relacionadas con cambios de estado de ánimo; lo de los microbios es un invento de las farmacéuticas”. Es difícil responder manteniendo la calma. Toda la información que esta persona necesita (porque claramente la desconoce) está en los libros de microbiología e inmunología. Sin embargo parece que las fantasías anidan fácilmente en la azotea de algunas personas.

Una vez más, la generalización es errónea. Las críticas y denuncias que principalmente los “magufos” dan sobre las vacunas hacen referencia al gran negocio (“farmafia”) que involucra hasta la propia invención y propagación del virus, insuficiencia de exámenes y la tendencia a la exageración de vacunación para niños. ¿Acaso el autor del artículo fue abducido durante el tiempo que duró la gripe a/H1N1? Seguramente debe tener una caja de vacunas de reserva en su casa.

3. Una persona que niega la existencia del virus VIH me pidió una foto de ese virus. Con gran facilidad encontré una enorme cantidad de fotografías publicadas en diversos artículos científicos a los cuales se puede acceder con buscadores tipo PubMed. Cuando le enseñé esas fotos su respuesta fue “eso no puede ser el virus VIH porque tal virus no existe”. Círculo vicioso del que no es posible salir, “enséñame foto de virus porque no lo he visto”, y cuando se muestra “eso no puede ser porque no existe”. Ideas preconcebidas que no pueden ser desterradas ni por operación quirúrgica.

Caemos en una situación similar a la del punto número uno.  “Quienes afirman la versión oficial están en lo correcto, mientras que quienes afirman que no existen evidencias concretas sobre el virus del VIH, están equivocados”. “Los primeros tienen razón porque son más y tienen más artículos publicados”. Un artículo al respecto de las imágenes.

4. Hay gente que llega a afirmar que hay un agujero en el Polo Norte por el que se accede a un interior planetario iluminado y habitado (no es coña). Es difícil debatir con alguien que piensa eso, hay que mantener la compostura. Tenemos montones de argumentos geológicos contra esa afirmación, pero en ocasiones recurro a uno de tipo práctico: “hay muchos aventureros que han llegado hasta el polo Norte y jamás han notificado ni filmado ningún agujero”. Una respuesta que me hizo reír durante un buen rato fue: “confías demasiado en esos aventureros”. Hombre, algo más que en un grupo de gente que alucina por Internet si confío. Es lógico pensar que un aventurero, que tiene un tamaño de ego por todos conocidos, se quedaría calladito e impasible si descubriese que hay un agujero por ahí arriba capaz de comunicar con el interior de la Tierra.

No tengo opinión formada ni suficiente información al respecto. Esta es una teoría similar a la de la Luna artificial.

5. Los amantes de los OVNIs también dan bastante juego. Una frase que podemos leer últimamente en muchos blogs es la afirmación de que “hay informes de la CIA y el FBI que demuestran la existencia de extraterrestres”. Cuando les pido que los muestren desaparecen y cuando les informo de que “los informes desclasificados hasta el momento no demuestran en absoluto esa existencia” no se despeinan. Uno de ellos me mostró un argumento de peso: “es que los informes que dicen eso no han sido desclasificados”. Claro, claro, y resulta que todos los comentaristas y blogueros conocen el contenido de documentos celosamente guardados por las administraciones estadounidenses. Me pregunto si los empleados del FBI van a los archivos por datos o consultan algún blog en particular para ahorrarse el viaje.

Una vez más, un argumento ridículo para eclipsar una realidad. Si lo que espera el autor del artículo es un documento firmado por Barack Obama diciendo “tengo 100 extraterrestres en un galpón”, esperá sentado. Y, cuando suceda, nadie lo creerá. Lo que tenés son millones de testimonios y evidencias al respecto, pero además, si lo que buscás es información “oficial” del FBI, tienen toda una web dedicada a eso. Hasta existe un informe enviado por el propio FBI al gobierno norteamericano informando sobre Roswell y en donde dice: “(…)Cada uno fue ocupado por tres cuerpos de forma humana, pero de sólo 90 centímetros de altura, vestidos con una tela metálica de textura muy fina. Cada cuerpo estaba sujetado de la misma forma que se usa en los testeos de aviones de alta velocidad(..)”.

6. Un tema estrella es el de la medicina alternativa, con frases del tipo “la homeopatía (póngase aquí cualquier otra terapia de eficacia no probada) funciona”.

Ante la clásica y rigurosa respuesta “los meta-análisis muestran que su efectividad es similar a la de un placebo”, hay una réplica que la considero de premio: “para que la homeopatía (póngase aquí cualquier otra terapia de eficacia no probada) cure tienes que tener fe en ella”. Ahí está el secreto. ¿Y por qué narices gastar una pasta en pastillitas de lactosa cuando con unos rezos diarios se puede conseguir lo mismo? En terrenos de fe prefiero al gran Jefe.

Claro que funciona. ¿Los “meta-análisis” impulsados por quién, la medicina ortodoxa? Es hasta ridículo debatir este tema eterno. Lo que puedo asegurar es que sí he visto a gente a la que le funcionó y que conozco médicos ortodoxos que se han pasado a la homeopatía (tipos que conocen ambas partes) y que hoy ejercen la homeopatía. Y si se trata de un poder natural de la mente que hace que “un placebo” se transforme en una cura real física, ¿cuál es el problema?, ¿qué aún no lo puede explicar la ciencia y por eso no existe?

7. Algunas de los debates más bizarros y kafkianos que he tenido han sido sobre el tema del diseño inteligente. La capacidad de enredar y de escribir párrafos gigantes sin mensaje alguno sólo me lo había encontrado en discursos de políticos en apuros. Debe ser porque muchos de los predicadores del DI son pastores o abogados, profesiones, por otra parte, muy relacionadas con la biología evolutiva, como todos sabemos. La complejidad irreducible es uno de los temas estrella, y aún sin saber lo que significa argumentan que ésta refuta la evolución. Cuando se replica que las estructura que han sido postuladas como irreduciblemente complejas en realidad no lo son (como se puede comprobar en diversos artículos indexados en el PubMed), y que su origen puede ser explicado mediante adición de diferentes componentes funcionales, hay una respuesta muy repetida y hábil “ya, pero hay otras estructuras que sí son irreduciblemente complejas”. Lo que nunca te dirán cuáles son esas “otras”, para que parezca que el debate continúa cuando en realidad acabó hace tiempo.

Tema muy amplio y del que no tengo conocimiento al respecto, pero lo que me sorprende es el cierre mental del autor. El universo es un poquito más misterioso de lo que cree.

8. El tema de los espíritus, almas y fantasmas también da mucho juego ya que a él se apuntan personas muy religiosas o amantes de lo new age de elevada espiritualidad y conciencia. Cuando empleo el argumento de que no existe la menor evidencia de que existan entes inmateriales capaces de manifestar propiedades humanas, una de las respuestas que más me divierte es el clásico “yo conozco varias personas que los han visto y los han sentido”. Si tuviera que enumerar lo que algunas personas que conozco me han llegado a comentar, los espíritus correrían a esconderse, os lo aseguro. Pero bueno, este es el típico argumento del testimonio del desconocido que, por increíble que parezca, es un clásico que funciona desde tiempos inmemoriales. Desde ser que los humanos somos amantes del chisme y de creer lo primero que se nos cuenta.

El tono despectivo es alucinante. Yo tengo familiares directos y amigos de plena confianza que no sólo los ven, sino que pueden hablar y hasta ayudarlos. Pero claro, no pretendo que un “negacionista de todo menos de la ciencia” lo crea, si ni siquiera tiene espíritu.

9. Una paranoia muy moderna, producto de los aviones a reacción, es la de los chemtrails: aviones que nos fumigan con vete a saber qué cosa (pero malo, muy malo, tan malo que merece ser contado, pasando por caja antes). Existe una explicación que cualquier meteorólogo podría dar en un minuto: estelas de condensación formadas por vapor de agua. Pero es muy simple para los amantes de las conspiraciones. Entre las respuestas más divertida que he tenido ocasión de leer aquella que me comentaba que “cuando aparecen esas estelas empiezo a encontrarme mal”. Parece que la visión de líneas en el cielo le produce alergia. Eso sería digno de ser estudiado en las facultades de medicina.

Una vez más el autor queda en ridículo, desconociendo hasta las propias versiones oficiales del asunto. Podría comenzar leyendo un poco sobre la operación Popeye, la fumigación al pueblo británico entre 1940 y 1979 y los métodos de manipulación climática. Seguramente hay mucha confusión al respecto, pero la idea es buscar la verdad y no simplemente negarla.

El principal problema de los adoradores de la ciencia y la autoridad es pensar que no existe nada hasta que lo comprueba la ciencia, y confunden a todos quienes piensan distinto como “creyentes” o “fanáticos fundamentalistas” cuando, en realidad, son justamente quienes han abierto sus mentes para así ampliar su espectro. Lo más curioso es que, cuando se les presenta pruebas científicas, saltan las desacreditaciones.

Es mucho más fácil analizar en base a la limitada ciencia porque representa una forma muy sencilla de “mantener las cosas en orden en nuestra cabeza”. Difícil es preguntarse si la institución número uno en salud, espacio, economía, etcétera, puede llegar a estar mintiéndome. Complejo resulta preguntarse ¿por qué lo harían? ¿quién se beneficiaría? y tantas otras preguntas más.

Gracias a los “magufos” se pudo exponer el fraude de la gripe A, el mentiroso calentamiento global, la locura del 9-11 y tantas otras cuestiones más. ¿Hace 50 años estas cosas salían a la luz?

Pero bueno, sigan utilizando a la PubMed de biblia, lo único que les pido es que dejen de tratar de idiotas, estúpidos, contagiosos, ignorantes y descerebrados a todos los que tildan de “magufos” porque quizá en algún futuro deban decir “perdón, tenías razón” y ahí sí que hay que tener pelotas para desacreditarse a uno mismo.

12 Respuestas a “Refutando adoradores de la ciencia

  1. Hola Lucas!! Muchas gracias por el artículo. Por las dudas, dejo esto que puede ayudar a despejar ciertas cuestiones en el asunto:

    http://www.1984nwo.net/?topic=9025

    Sigue así y cuidate!!

    *******

  2. Y… ¿usted, para afirmar o negar algo, en qué se basa? No se basa en publicaciones científicas ni nada parecido porque “están manipuladas, o hay una alta probabilidad de que sea así”, por lo que ¿en qué se basa? ¿En otras publicaciones? Si es así, ¿por qué esas publicaciones no están manipuladas, y las científicas sí? ¿Se basa en lo que dicen unas personas o unos gobiernos? ¿Por qué? ¿Por qué no en lo que dicen otras personas y otros gobiernos? Etc…

    Si es que yo comprendo el escepticismo, (eso de dudar absolutamente de todo), y el escepticismo científico, pero nunca comprenderé a los que dicen “las revistas científicas como Science y Nature son manipuladoras, mienten, sus datos no son muy fiables, pero en cambio las revistas y publicaciones que apoyan mis afirmaciones o negaciones están en lo cierto”.

    Saludoss.

  3. Pingback: Las 25 reglas de la desinformación (manual político para ocultar la verdad) « Gonzalo Anti New World Order

  4. Si es que los del blog “Los Demonios de la Ciencia” tienen el ego muy subido .

    Me pusieron todas las etiquetas negativas que tenían a mano. Aunque también tengo que decir a su favor de Manuel (el creador del post) que se portó muy bien conmigo en los comentarios.

    Creo que en el fondo son buenos chicos … un poco vendidos … pero buenos chicos 😉

  5. Una cosa curiosa que me pasó y que no quise comentar en el blog de los CienTufos (jijiji) porque tenía miedo de que no me aprobaran los comentarios. Fue que cuando vi el marcador de los votos del post. Habían votado 25 y la media era de 4 estrellas y pico.

    Pues después de pensármelo (no mucho) decidí votarlos con una estrella. Entonces el marcador se puso en 26 votos y cuatro estrellas justas.

    Lo curioso fue cuando al rato lo volví a mirar, y sorpresa … el marcdor estaba en 25 votos y 4 estrellas y pico. Mi voto había desaparecido.

    Otra cosa que pasó es que todo el tiempo estaban mis comentarios pendientes de moderación. Entiendo que lo hagan para evitar los trolls … pero sorpresa (de nuevo). Cuando estaba la cosa de lo más interesante (por arte de birlibirloque … para mí que se lo sacaron de la manga) apareció un troll al que permitieron entrar.

    Y distrajo la atención (más todavía de lo que ya la tienen) de lo importante del momento, que era el documental Zero sobre el 11-S.

  6. ¿Os dice algo los nombres Wilhelm Reich o Nikola Tesla?

  7. El anterior comentario era para el blog de los demonios de la ciencia. Por favor no lo pongas. Gracias.

  8. Pues resulta que los Demonios de la Ciencia no han permitido mi último comentario.
    Les decía simplemente: ¿Conocéis a los científicos Wilhelm Reich o Nikola Tesla?

    Ahora mismo acabo de comprobar que estoy definitivamente baneado.
    Sin duda alguna los subnormales de Los Demonios de la Ciencia … están vendidos !

    Por mí, se pueden ir al infierno.

  9. Hay escepticos que todavia creen en la versión oficial del atentado contra el pentágono ¿Qué opinas acerca de este artículo?

    http://www.lamentiraestaahifuera.com/2011/05/02/el-atentado-contra-el-pentgono/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s