El hambriento mundo del consumismo

Seguramente la mayoría caemos en la firme tentación de transformarnos en consumidores de profesión. El multimillonario marketing y el sistema perverso constantemente obligan a los integrantes de esta sociedad a mantenerlos comprando de todo.

Lo que antes eran productos de necesidad, como almacenamiento refrigerado de alimentos o transporte, hoy son chiches de todas las clases. El que tiene celular con sonidos polifónicos, quiere el que reproduzca mp3, luego video, saque fotos, filme, tenga touchscreen y se conecte a Facebook. El que tenía un televisor de tubo cambió al LCD, luego a uno que lea pendrives y finalmente un OLED. La gente se vuelve loca por endeudarse durante años con créditos en los que paga varias veces el valor original del aparato.

Incluso la gran mayoría de los productos que se venden hoy son de pésima calidad y son preparados para que duren tan solo un par de años. Quién no ha comprado un televisor a color en los 80s que aún lo conserve (la tecnología alemana de Telefunken, por ejemplo, era maravillosa) 30 años después, o un centro musical al que sólo se le ha hecho un mantenimiento al lector de cds en 25 años. Hasta más de uno tendrá un abuelo con una heladera General Electric de más de 50 años, o estará el que conserva su Renault 12 como oro puro. Hoy no importa la calidad, solo el poseerlo.

Ya no alcanzan los días del año para inventar una excusa de consumo: flores el día de San Valentín, máscaras en Halloween y bombones en el día de la secretaria. Probablemente sean capaces de agregar más días en un futuro sólo para inventar otros motivos para gastar dinero.

Todo el tiempo nos vemos necesitados de cambiar y obtener algo, y la pregunta guarda una relación directa con ese accionar: ¿por qué lo hacemos? ¿Qué es lo que nos lleva a estar constantemente necesitados de productos que no nos resultan imperiosos poseer?

Funciona casi como una programación desde el arranque, prácticamente como si estuviera instaurado desde siempre. Nacemos y nunca nos gusta nuestros juguetes, queremos el del amigo. La Family es vieja y pedimos la Mega Drive. Queremos cambiar de monitor, celular y anteojos. Comprar mp4s, relojes con tamagochis y auto con lector de mp3. Y lo curioso de esto es que nunca estamos satisfechos, porque siempre vamos a querer más. Incluso el millonario es el más ambicioso, buscando ampliar su riqueza.

La programación del sistema, que ha logrado exitosamente instaurarse en nuestro cerebro, sumado al nefasto mecanismo de fabricación de malos productos cuyo costo no llega al dólar -gracias a la esclavización y globalización- y se venden a 300, no hacen más que aumentarle el poder a unos pocos y mantener insaciables y deseosos de más a la población.

¿Cuándo será el momento en el que “paremos la pelota” y comencemos a disfrutar de lo que tenemos, sin necesidad de preocuparnos ni cómo llegamos a eso ni qué buscaremos en el futuro? ¿Somos capaces de disfrutar hoy, o aún no estamos preparados?

Tema que da para mucho más y del que me gusta leer sus opiniones. Por supuesto, esto va más allá de toda ideología política, religiosa y demás. No hablo de ser hippie o monje tibetano, si no de nuestra propia naturaleza y sociedad en general. Y a no confundir: el consumismo está lejos de ser progresismo.

8 Respuestas a “El hambriento mundo del consumismo

  1. Pingback: Tweets that mention El hambriento mundo del consumismo | Lucas Raffa | Blog -- Topsy.com

  2. Resumis en pocas palabras lo que siempre trato de decir a todo aquel que me tilda de “Poco Ambicioso”, pero quisiera saber que es ser ambicioso.-
    Por un lado según los demás soy poco ambicioso porque no me desespera tener nada que salga en revista o en TV, por otro lado soy poco ambicioso porque no me desespera tener o no tener en un futuro.-
    Es muy buen tema para debate este que planteas ahora, es decir, por mi parte no dejo que me manejen las corporaciones y me lleven de las narices haciendome creer que valgo por lo que tengo, ó que seria mucho mejor o me vería mas lindo si lo tuviera.-
    Por otro lado me entristeze que la gente base su VIDA en lograr obtener cierta cantidad de posesiones, es decir, (voy a estar tranquilo cuando no me falte ésto o aquello), y lamentablemente unos pocos han instaurado en la mente de toda la población que el único objetivo en la vida es poseer bienes materiales y que no importa que clase de persona uno pueda llegar a ser, total, el fin de la vida no es buscar la verdad, no es comprender que estamos de paso para cumplir un proceso de evolución y poder volver en una siguiente vida con mas conciencia de la que teniamos anteriormente, no es despojarse de lo poco o mucho que uno tenga en pos de ayudar a quien esté mas necesitado en determinado momento, no es valorar a las personas por el solo hecho de ser personas, y mucho menos la vida y este universo que nos rodea no es mas que un pedazo de tierra y cielo en donde venimos, tomamos todo lo que podemos, buscamos solo nuestra felicidad y jugamos a ser mas fuertes que el otro para demostrar nuestro orgullo, poder, ambición, etc, es decir, para ser mejores.-
    Si todo eso es el estereotipo de persona NORMAL que hoy debemos ser, entonces me considero un total ANORMAL y siempre tratando de perfeccionarme para ir en contra de las creencias del mayor porcentaje de esta población que evidentemente esta enferma por demostrar que el progreso como bien decis, viene de la mano del consumismo y de las posesiones materiales.-
    El presente es lo único que tengo en este momento, y nunca voy a ser dueño del futuro, es más creo que el futuro no existe, estamos condenados a vivir en el presente por suerte, para que especular y ambicionar?, si ni siquiera atesoro vivir el día que me toca pensando en vivir mejor en el futuro.-
    Nadie se arriesga a hacer algo hoy, para eso está el futuro quien todo lo decide no?
    Que él no decida como debemos vivir hoy para esperar que llegué por la puerta de atrás y nos arrebate nuestros sueños, hoy somos, mañana no sabemos.-

  3. jesus de miguel alcantara

    obra del pintor jesius de miguel alcantara

  4. jesus de miguel alcantara

    La Era del Homo-Estupidus
    Obra del estupendo pintor Jesus de Miguel Alcantara. Donde perfectamente se escenifica la “Era del homoestupidus” capaz de generar hambre como fuente de energía, con los mismos elementos que sacarían de la miseria extrema y acabarían con la pobreza y el hambre en el mundo.

    “los tanatos (muerte)-combustibles”
    Jesus de Miguel Alcantara

  5. No creo que exista tal cosa como un sistema perverso que obligue a la gente estar comprando todo el tiempo, hay gente que decide hacerlo por propia voluntad. No es verdad que se “nos instale” un sistema en nuestro cerebro. Es cierto que que existen mucho dinero destinado al marketing pero el que decide siempre es el consumidor. Tampoco estoy de acuerdo en que todos los productos actuales sean de mala calidad, como tampoco en que todos los productos antiguos hayan sido tan buenos, los había malos y seguramente por eso ya no están mas. Me parece…

  6. Victor, permiteme responder:estoy de acuerdo en que siempre existieron productos de buena y mala calidad.
    La cultura del consumismo que se intenta instaurar cada vez con mas fuerza,lo que logra hacer y demostrar es lo maleable que podemos ser,cambiando nuestra forma de pensar, hablar y demas cosas que nos identifican como persona y ser unico. Todos los estudios de marketing que existen ayudan a las empresas a vender determinado producto, y cualquier otra “empresa” lo puede usar para insertar en el mercado lo que sea. Es como una formula descubierta por un cientifico para salvar vidas, pero alguien mas logra darle un uso diferente que el original.

  7. Consumo, luego existo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s