El punto medio

Nuestro cerebro evidentemente es maravilloso. Usualmente creemos que no se trata más que de una gran caja en donde almacenamos datos y un pequeño micro como para hacer cálculos matemáticos de los más simples (para los otros tenemos las calculadoras). Sin embargo, las características del cerebro humano continúan sorprendiendo tanto a los más escépticos científicos como a los expertos faquires.

Pero supongo que al cerebro, de la misma manera que al resto de nuestro cuerpo, cualquier posibilidad que le permita evitar la fatiga es bienvenida. “El cuerpo tiende a tirarse a vago“, decían los abuelos de antes, y el cerebro también. Así es como un determinado conflicto que active las neuronas es rápidamente evaluado como para sacárselo de encima. Al cerebro no le interesa tener conflictos cruzados porque es como tener a varias personas de pie en el cine, tapándote la pantalla. ¡Quiero ver todo el panorama!, diría el cerebro si pudiera.

Cuando el cerebro está dispuesto a aprender algo (esas veces en que uno opta por agarrar un libro o ver alguna documental y dejar el videojuego o la película pochoclera), significa que está preparado para recibir el mensaje, interpretarlo, entenderlo y almacenarlo. Ese almacenamiento es el conocimiento, que trabaja como una gran cantidad de cajas de zapatos (o dvds, como para modernizarlo) y al cual aspiramos buscar cuando lo necesitemos. Eso sí, tiene que estar bien catalogado.

El problema surge cuando una idea recién percibida nos recuerda que tenemos una de estas “cajas” en donde se dice algo totalmente distinto. Imaginate que, como buen cristiano, creíste toda tu vida que Jesús vino a morir por nosotros y que luego resucitó. Pero ahora se te acerca un científico y te dice “está comprobado que murió y listo. Es más, hallamos el cadáver y hasta le hicimos el ADN. Minga resucitó.“. La cabeza reacciona y piensa “¡No, no puede ser! ¿Si mi abuelo me dijo lo contrario toda mi vida y lo almacené entre las cajas de ‘importantes’! ¡Están equivocados, seguro que sí!“.

Chocaron dos cajas. Por un lado está la almacenada desde chico y que viene cargada de conocimientos, sentimientos y emociones, y por el otro una caja concreta, real y científica que prueba lo contrario (¡encima somos de darle credibilidad a la ciencia!). Es ahí donde aparece el término disonancia cognitiva que, según la definición wikipedezca (y como buenos internautas no podemos dejar de revisar esta enciclopedia), es la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias, emociones y actitudes (cogniciones) que percibe una persona al mantener al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias.

El cerebro se vuelve loco e intenta inventar excusas para inclinarse por una de las cajas. El problema es que estamos acostumbrados a pensar que en la vida todo es una cosa o la otra, pero creemos que son incompatibles las dos al mismo tiempo. Y esa crisis que sucede en nuestras cabezas en ese punto medio hay que aprovecharla al máximo, pues nos permite pensar y analizar que no todo es un juego de puntas.

Por eso, a esa disonancia cognitiva que tanto nos daña, dejémosla que exista. Es maravillosamente sano reflexionar y analizar. Incluso equivocarse y reconocerlo. Y, al final del debate interno, posiblemente pongamos todo en la misma caja y tengamos los conceptos más claros.

Una respuesta a “El punto medio

  1. Muy bueno, coincido.
    Yo tengo una teoría que me genera una disonancia cognitiva muy fuerte, pero no la quiero abandonar porque me despierta la mente.
    Es acerca del libre albedrío y el determinismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s